Make your own free website on Tripod.com

Historia

Inicio | Descargas MP3 | SMS Gratis | Moviles | Noticias | TV Online | Historia | Origen Navarrete | Emisoras | Chat | Descargas | Fotos Dom.. | Sobre Mi | Paginas Favoritas | Deportes | Contacteme

 
 
HISTORIA DE REPUBLICA DOMINICANA
 
La isla de Santo Domingo fue descubierta en 1492 por Colón, que la llamó la Española. Su conquista fue larga, y cuando se consiguió, España tuvo que habérselas con los europeos que pretendían explotar las nuevas tierras, y en 1697 se vio obligada a ceder a Francia, por el tratado de Ryswick, la parte occidental de la isla, que desde 1630 estaba ocupada por piratas o bucaneros franceses. por el tratado de Basilea (1795), pasó también a poder de Francia el resto de la isla. En 1801, el negro Toussaint Louverture proclamó la independencia, y cuando fue derrocado y hecho prisionero, su lugarteniente Dessalines lo volvió a proclamar, restituyendo a la isla su nombre indígena de Haití y proclamándose rey con el nombre de Jacobo (1804). En 1814 la isla fue restituida a España por el tratado de París. En 1821, la parte española se declaró independiente, y al año siguiente se unió a la francesa, constituyendo una sola República; en 1844, se produjo la escisión definitiva, según la lengua y las costumbres, y la antigua colonia española se constituyó en Estado independiente con el nombre de República Dominicana o de Santo Domingo, quedando así la isla dividida en las dos repúblicas actuales:la Dominicana, española, al Este y la de Haití, franco-negra, al Oeste. En 1861 volvió pendiente con el nombre de República Dominicana o de Santo Domingo, quedando así la isla dividida en las dos repúblicas actuales: la Dominicana, española, al Este y la de Haití, franco-negra, al Oeste. En 1861 volvió a unirse a España, pero esta unión duró poco, y en 1865, la República Dominicana quedó de nuevo libre y entregada a si misma Los norteamericanos la ocuparon desde 1916 a 1924. En 1930, el general Rafael Leónidas Trujillo implantó una dictadura que duró de modo directo o indirecto, hasta mayo de 1961, en que fue asesinado. Siguió un período de luchas intestinas, que terminó en 1966 con la elevación a la presidencia del doctor Balaguer.
 
Con el establecimiento en el año 1492 del primer fuerte en La Española, nombre con el que fue rebautizada la isla, comienza el gran proceso de transculturación que caracteriza al dominicano, hijo del encuentro de culturas, producto del mestizaje, "pueblo mestizo en sus creencias y costumbres; mestizo del español conquistador y del africano esclavo, con alguna gota de sangre indígena en sus nostalgias".

La isla Española fue la primera colonia europea del Nuevo Mundo y en su capital Santo Domingo, llamada Ciudad Primada de América, se originaron las primeras instituciones culturales y sociales coloniales, se construyeron las primeras fortalezas, las primeras iglesias y la primera catedral, el primer hospital, los primeros monumentos y la primera universidad.

Seleccione aquí para ver la imagen en grande
Mapa antiguo de la isla

Hasta finales del siglo XVI la isla Española fue fuente de grandes beneficios gracias a sus riquezas minerales y al sistema de las plantaciones azucareras. Sin embargo, las minas auríferas se agotaron, lo cual originó una ola emigratoria que mermó considerablemente la población de la colonia. Bucaneros franceses que utilizaban la isla como puente de contrabando aprovecharon esta circunstancia y se adueñaron de la parte occidental donde fundaron la colonia de Saint Domingue, basada en la explotación de plantaciones con esclavos africanos.

Este cambio en el Sistema Económico representó una variación en los cuadros sociales de nuestra isla, debido, fundamentalmente a la llegada de los esclavos, produciéndose una fusión cultural, que se manifestará inmediatamente con el surgimiento de grupos étnicos diferentes: mulatos, zambos, negros ladinos y los mestizos, predominantes en Latinoamérica hasta nuestros días.

Seleccione aquí para ver la imagen en grande
Mar dominicano

Fruto de este choque surgen valores culturales, donde hay que destacar el predominio de la cultura más fuerte sobre la más débil, aunque esta última no ha desaparecido totalmente.

El control económico cerrado que mantenía España con sus colonias, fue lo que originó el comercio ilegal de las demás potencias colonialistas europeas con los pueblos de América. Este hecho produjo en nuestra isla el contrabando y éste a su vez, provocó que la parte occidental fuera despoblada o devastada.

Con el tratado de Ryswick en 1697, España toleró a Francia la ocupación de hecho de la parte occidental de la isla.

Nacen dos naciones compartiendo una misma isla, la parte occidental colonizada por los franceses, la parte oriental colonizada por los españoles. Este territorio fue objeto de posesión y disputa por parte de las potencias colonizadoras europeas, de los siglos XVII y XVIII; disputas y ambiciones que dieron origen a la existencia de dos estados en una isla de apenas 77,000 Kms2 de superficie, en donde conviven dos pueblos con diferencias evidentes en su conformación histórico nacional, raíces culturales, desarrollo económico y evolución política.

La división de la isla, va a traer como consecuencia directa de la realidad misma de su división (Tratado de Aranjuez 1777), guerras constantes entre las potencias colonialistas por el predominio o el control de la isla.

Los enfrentamientos bélicos entre las potencias europeas, que tuvieron como escenario la propia Europa, van a incidir negativamente en la vida económica de los pueblos del Caribe y Santo Domingo no fue la excepción.

La conformación misma de nuestra identidad es el producto de un sincretismo, en el que se mezclaban desde los valores de las sabanas africanas, la arrogancia, el machismo, y la prepotencia guerrerista del europeo, abarcando el sabor a valle propio de nuestras poblaciones caribeñas, las cuales enriquecen extraordinariamente la conformación de nuestra identidad.

Como todo pueblo sometido, el nuestro no escapó de las vicisitudes que le impuso el momento histórico por el que atravesamos (Tratado de Basilea 1795). Contrabando, ataques de piratas, invasiones, crisis económica, dictaduras, golpes de estado, ocupaciones militares extranjeras y guerras fratricidas, hasta llegar a lo que somos hoy.

Juan Pablo Duarte,
padre de la Patria.

Toussaint Louverture invade en 1801 la parte oriental de la isla, a lo que Francia responde en 1802 enviando a Leclerc, cuñado de Napoleón, frente a una poderosa escuadra para reclamar el territorio. Los franceses gobiernan Santo Domingo por un período de seis años hasta ser expulsados por un grupo de dominicanos quienes bajo el mando de Juan Sánchez Ramírez reincorporan la parte oriental al dominio de España.

En 1822, tras 12 años de relativa tranquilidad, Santo Domingo es nuevamente invadida por los haitianos, y no es hasta el 1844 cuando éstos serán derrotados por un grupo de patriotas dominicanos encabezados por Juan Pablo Duarte, quienes proclaman el Estado independiente de la República Dominicana. Diferencias internas impidieron el desarrollo de las instituciones gubernamentales y una nueva anexión a España (1861-1863), provocó la denominada Guerra de La Restauración y la vuelta a la República.

En 1916 y hasta 1924, tropas de la infantería norteamericana ocuparon el territorio nacional, ocupación que volvió a repetirse en el 1965 bajo el falso pretexto de que el golpe militar del 24 de abril de ese año que procuraba reponer a Juan Bosch como presidente, era comunista. Bosch había ganado la primera elección democrática después de la dictadura de Rafael L. Trujillo, que había durado 31 años.

En 1966 y hasta 1978 es reinstalado el sistema democrático y la estabilidad política se manifiesta con elecciones que se celebran cada cuatro años:

  • 1966-1978 gobernó el Dr. Joaquín Balaguer Ricardo, del entonces Partido Reformista, por tres legislaturas consecutivas.
  • 1978-1982 gobernó Don Antonio Guzmán Fernández, del Partido Revolucionario Dominicano.
  • 1982-1986 gobernó el Dr. Salvador Jorge Blanco, del Partido Revolucionario Dominicano.
  • 1986-1996 gobernó nuevamente el Dr. Joaquín Balaguer, del Partido Reformista Social Cristiano, durante dos legislaturas y media, debido a la reforma del sistema electoral.
  • 1996-2000 gobernó el Dr. Leonel Fernández Reyna, del Partido de la Liberación Dominicana. (PLD).

  • 2000-2004 gobernó el Ing. Hipólito Mejía del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

  • 2004 hasta la fecha el Presidente es el Dr. Leonel Fernández Reyna, del Partido de la Liberación Dominica. (PLD)

Bandera dominicana

Bandera y Escudo

 

La Bandera, fue concebida por Juan Pablo Duarte, que inicialmente trazó una cruz blanca sobre la bandera haitiana, la cual está dividida horizontalmente en dos partes iguales con el azul arriba y el rojo abajo.
Escudo dominicano

Sucesivamente se transformó en la actual, dividida en cuatro cuartos con los colores dispuestos en ángulos contrapuestos, con el azul en alto a la izquierda y abajo a la derecha, el rojo viceversa. Escudo al centro.

El Escudo, al centro tiene el clásico escudo con punta en la parte inferior y cerrado en alto de un triángulo con punta abajo, con los colores nacionales. Al centro del escudo 6 astas porta-banderas, 4 con banderas recojidas en la parte inferior, que sostienen la Biblia abierta y encima una cruz.

Al lado izquierdo un ramo de laurel (la inmortalidad) y la derecha un ramo de palma (la libertad), todo unido por una cinta roja que simboliza la Gloria, encima un festón rojo que dice República Dominicana. Arriba del escudo un festo azul con las palabras esenciales del patriotismo: Dios, Patria y Libertad.

Artes y Artesania

El arte corre por las venas del los dominicanos como parte esencial de sus vidas manifestándose en aspectos simples de las mismas: en el florero de buganvillas que decora la mesa, en las casas pintadas con intensos colores tropicales, en las tradiciones orales de canciones y cuentos, en fin, en todo aquello que realizan con amor y como expresión de la belleza intrínseca que les conforma como dominicanos.

La pintura y escultura dominicana empezaron su desarrollo con la emigración de artistas e intelectuales españoles que huyendo de la guerra civil española se establecieron en nuestro país.

Seleccione aquí para ver la imagen en grande
Artesano típico

A través de su influencia nació la Escuela de Bellas Artes y desde entonces el arte dominicano ha dado frutos magníficos en pintores y escultores reconocidos tanto nacional como internacionalmente.

La herencia artesanal data desde tiempos de los taínos, artesanos por naturaleza y prevalece con la manufactura a la manera taína de bateas, higueros, hamacas, macutos y cestos, los cuales son piezas importantes de la artesanía dominicana actual.

Con la asistencia del ceramista español Antonio Sánchez y de auxiliares formados en el Centro Nacional de Artesanía (CENADARTE), se dió paso al entrenamiento de los artesanos en técnicas de moldeo, de quema a alta presión, de decorado de las piezas, introduciéndose nuevos modelos y tecnología moderna, bajo un programa de crédito a grupos asosiados en cooperativas.

Seleccione aquí para ver la imagen en grande
Artesanías y cestería
en el Mercado Modelo

El resultado no se hizo esperar. Prontamente surgió en el mercado una muñeca estilizada. Las llamadas Muñecas de Limé forman parte por igual de la artesanía actual, de rostro anónimo, con vestido largo, cargando agua en tinajas, vendiendo frutas u ofreciendo flores, con la cabeza recubierta por un pañuelo de madrás o bajo un elegante sobrero alón.

Las piezas de Artesanía Limé, por su calidad artística y técnica, han tenido una fuerte demanda tanto nacional como internacional, convirtiéndose esta muñeca en un verdadero símbolo del país, y ensanchando el espacio para otros diseños en muñequería.

Seleccione aquí para ver la imagen en grande
Diferentes piezas del ámbar

El ámbar, piedra de color marrón amarillento formado por la resina de los árboles y cuya característica principal es que frecuentemente contiene fósiles de insectos y pequeñas plantas ya extintos, es la piedra semi-preciosa nacional. Hermosas joyas, aretes, collares, carteras y otros se elaboran del ámbar.

Los museos de ámbar en Santo Domingo y Puerto Plata poseen bellas colecciones, además de que diversas piezas pueden ser obtenidas en casi todas las tiendas de artesanía del país.

El Larimar es igualmente reconocida como piedra preciosa. Su color azul cielo la hace idónea para bellas piezas de joyería así como para decoración. El larimar se encuentra sólo en nuestro país, así como el ámbar azul, único en el mundo.

 

Musica y Ritmo

La República Dominicana, lo que es hoy el país de los dominicanos, se inserta en la historia de los demás pueblos del Universo, a partir del descubrimiento de América. La civilización europea entra al Nuevo Mundo por Santo Domingo, como hubo de llamársele por su histórica ciudad, y desde allí parten los grandes nombres de la conquista a repartir la historia de lo que es hoy.

Los nucleamientos aborígenes que habitaban la isla, que Cristóbal Colón llamó Hispaniola eran los más importantes y adelantados en aquella civilización, en ciernes que componían las que fueron llamadas Las Antillas.

Seleccione aquí para ver la imagen en grande
Baile típico en
las ruinas de San Francisco

Sobre esta plataforma propicia, el interés y esfuerzo de La España, integran la primera sociedad del nuevo continente descubierto y a la asimilación de los esclavos negros se conforma una conjugación de culturas cuyas primeras expresiones, cumplidos los procesos de síntesis en el tiempo, alumbran en Santo Domingo, las nacientes notaciones de una cultura diferente, ya no española, aborigen o africana, sino de características particulares :
La cultura criolla… Dominicana.

Este proceso no se produjo en el resto de las Antillas, donde las segmentaciones raciales impidieron una mezcla temprana, retardando el encuentro con lo que debían ser las expresiones de auténtica factura local de cada pueblo.

Nuestros aborígenes, que no conocían la escritura, expresaban su historia, sus rituales religiosos o sus festividades con cantos que llamaban Areítos, esto plantea disposiciones a la memorización y habilidades a la vocalización y baile cuya integración a la cultura española, de riqueza y elegancia histórica rotunda y a la fuerza rítmica y telúrica de las africanías, devino en lo que es hoy el cuadro multicolor de la cultura musical dominicana.

Seleccione aquí para ver la imagen en grande
Perico Ripiao y bailarines en
las ruinas de San Francisco

La gloria de ser el primer pueblo que logra sintetizar una expresión eminentemente criolla en el Nuevo Mundo, pertenece a los dominicanos.

Las hermanas Teodora y Micaela Ginez, de Santiago de los Caballeros, pueblo de espléndidos creadores, en el corazón del Cibao, que tanto oro y riqueza dio a las Españas; negras, esclavas, tocadoras de Bandola y Vihuela, con músicos e instrumentas de las Europas, lo que confirma el abrazo de culturas, establecen en edad tan temprana en estas mundos, 1580, un nuevo ritmo, creado y cultivado en el vientre dominicano, y lo insertan en el fértil espíritu del pueblo cubano, cuando emigran hacia Santiago de Cuba y llevan en su equipaje el naciente ritmo del Son, que los cubanos virtualmente han hecho suyo y han convertido en expresión espléndida de su gran espíritu creador.

"El Son de la Ma. Teodora", la expresión que la tradición ha conservado de aquellos tiempos, no marca solamente el nacimiento del Son, sino el punto de partida en este nuevo mundo de la música popular como expresión criolla creada por los dominicanos, que eslabona en esa secuencia al canto cubano y evidencia la espléndida riqueza y las disposiciones naturales de un pueblo musicalmente creador, como sigue siendo el alma y la gente del hermoso país dominicano.

Seleccione aquí para ver la imagen en grande
La güira

Las experiencias creadoras de los dominicanos no se remiten solamente al campo de lo musical, los cronistas recogen con propiedad lo que fue todo un proceso de transformación y adaptaciones de instrumentos heredados de culturas integradas, como el cuatro y el tres en el caso de instrumentos de cuerdas, la incorporación de la tambora, aporte de la cultura africana y del güiro, instrumento de los aborígenes, variedad de calabazo rayado, para citar algunos ejemplos.

 

Ninguno de los pueblos antillanos conoció la tambora y su golpe ancestral es privilegio del conocimiento sólo de los dominicanos.

La tambora se debe a su peculiar sonido a que de un lado tiene piel de chivo viejo templada con ron criollo y del otro, piel de chiva joven que no haya parido.

Comienzan a establecerse las diversas nociones musicales, que vinieron madurando en el proceso del tiempo en el alma dominicana con fuerza de auténtica y definitiva identidad. La música que representaba la nación dominicana.

Bolero

Las primeras alusiones a un bolero que se va distanciando del baile español, aparecen en 1809, en los escritos de William Walton; luego en 1856, el periódico "El Eco del Pueblo" publica con el seudónimo "Presago", unos versos donde habla clara y rotundamente de la presencia del bolero en Santo Domingo :

De el Ozama la corriente
un ligero barco hendía
y reinaba la alegría
a su bordo entre la gente.
En la popa de la nave
un gallardo marinero
cantaba alegre un bolero.

Es claro que ese bolero no tiene ataduras coreográficas con el bolero español, las ha rebasado. Ninguna de las demás Antillas tenían en ese momento un bolero con esas características. Un bolero sólo para ser cantado. El bolero cubano aparece unos 30 años más tarde.

Carabiné

Ritmo heredado de la cultura europea y modificado en la variante criolla.

Criolla

 

Media-Tuna ya está presente cuando aparecen en el ambiente dominicano las Barcarolas. De ritmo muy cercano a la Criolla, parecen ir aproximándose y fundiéndose, sobre todo por el hecho de que una es la expresión romántica del campo, la Media-Tuna y la Criolla, cuyo antecedente es la Barcarola, la expresión romántica de la bohemia citadina. Inicialmente aparecieron las Barcarolas criollas, que finalmente determinaron el género, todavía presente, de la romántica criolla. Al igual que otros ritmos creados por los dominicanos, este género también se diseminó por casi toda el área del Caribe.

La Salve

Llega con la conquista como ritual religioso, que luego pasa a las manos del pueblo. Se convierte en el proceso, en expresión religioso popular y finalmente en música popular, sin perder su esencia religiosa.

Mangulina

Antigua expresión de la música dominicana, su ritmo lleno de vivacidad y gracia parece derivarse del zapateado español.

Merengue

Seleccione aquí para ver la imagen en grande
Baile típico en
las ruinas de San Francisco

El Merengue sintetiza el alma musical dominicana. Es la expresión integrada de nuestras culturas ancestrales, donde lo aborigen, expresado en el güiro; lo africano, en la tambora y lo europeo, expresado en el acordeón, introducido por los comerciantes alemanes a fines del siglo pasado, sustituyendo el cuatro y adaptado con genialidad por nuestros músicos folklóricos, determinan un gráfico abrazo, una viva y rotunda síntesis de nuestras esencias culturales.

Pambiche

Variante más lenta del merengue, afectando el golpe de la segunda tambora, creado por nuestros músicos en el segundo decenio del siglo para adecuar las deficiencias y adaptación de los bailadores no dominicanos.

Sarambo

Comprendido este ritmo entre modalidades coreográficas como el guarapo, la yuca, el callao, todas variantes del zapateo español, lo que confiesa su herencia antigua, sus expresiones cantadas han llegado hasta nuestros días, situándola en el repertorio de la música popular de hoy.

Religion

Seleccione aquí para ver la imagen en grande
Ceremonia de
Semana Santa

La base de la religión dominicana es el catolicismo. Sin embargo, como en todos los estratos de su cultura, el dominicano no puede escapar al sincretismo que le caracteriza.

La religiosidad popular está conformada por componentes católicos que se aúnan a elementos de la herencia religiosa indígena y africana. Además hay templos católicos, adventistas, pentecostales, evangélicos y de otras iglesias cristianas.

Seleccione aquí para ver la imagen en grande
Procesión del Santo Cerro
La Vega

El culto a la Virgen tiene dos manifestaciones primordiales: la de La Virgen de la Altagracia (celebrada el 21 de enero), quien es la patrona de todo el país, y la de la Virgen de las Mercedes (24 de septiembre).

Ambos son días feriados y se celebran con grandes procesiones en Higüey, donde está la Basílica de la Altagracia, y en La Vega con la procesión hasta el Santo Cerro.

Todas estas expresiones conforman el perfil cultural-religioso del pueblo dominicano.

                Origen del merengue

Merengue es ánimo, merengue es movimiento, merengue es una pareja abrazándose y dando vueltos que los levan al cielo. Se ha dicho que la música dominicana es contagiosa, y verdaderamente, el merengue, nacido en un país pequeño, ha llegado a animar y enriquecer las vidas de gente en el mundo entero. Es contagiosa de manera quq de amor y vida: el merengue es un virus curativo.


España fue parte del mundo cosmopolitano islámico desde 711 hasta la reconquista. las culturas españolas, asiáticas y africanas estaban ligadas en éste mundo. Bilal, el muezzin (cantor) del profeta Hohammad, fue un negro africano. Reconocido como el mejor cantor de su día, Ibrahim Ibn al-Mahdei (779-839) fue hijo de una esclava africana y un padre aristocrático que pasó la mayor parte de su vida en España, donde fundó un movimiento musical de gran influencia. Hasta el año 1492 un estimado de 150,000 africanos (mayormente escavos) residieron en España. Siendo parte del nexo cosmopolitano afro-asiático, los españoles estaban listos para la interacción con los africanos cuando conocieron América; un rico sancocho africano-español creció en Santo Domingo. En cuanto a la vida musical, la parte negra predominó, creando una música afro-criolla.
El merengue surgió como una transformación afro-americana de la contradanza europea.

Otras transformaciones de la contradanza incluyen el danzón cubano y el ragtime estadounidense. El término "merengue" (en francés "meringue" y en creole "mereng") se aplica a géneros estilísticamente distintos en Haití, Venezuela y Colombia. Así, el merengue dominicano es parte de una familia de bailes generalizada en el Caribe. El antihaitianismo que persiste entre muchos dominicanos se manifiesta en el hecho de que algunos investigadores dominicanos casi han ignorado el merengue de su vecino país. La investigación del merengue haitiano pudiera enriquecer la investigación de la música dominicana por ejemplo, mientras la relación entre el merengue y la contradanza es clara, cuando uno considera el caso del merengue haitiano (los fuentes históricas haitianas demuestran dicha vinculación), la relación entre el merengue dominicano y la contradanza fue ofuscada por muchos años.

 

El hecho de que el merengue es el baile nacional tanto de Haití como de la República Dominicana refleja semejanzas de las culturas de los dos países de la isla Quisqueya.
El merengue dominicano, como los merengues haitiano y venezolano, surgió en los salones a mediados del siglo XIX como derivativo de la contradanza, Imitando la buena sociedad, los campesinos de las varias regiones de la isla transformaron el merengue de contradanza a sus propias maneras, utilizando estéticas e instrumentos musicales propios de sus culturas regionales. Lo que hoy en día se llama "el merengue dominicano" viene de una región de la República Dominicana, el Cibao. Otras regiones del país, y de Quisqueya entera, han tenido sus propias formas de merengue. Los otros merengues no se parecen al merengue cibaeño en el estilo musical ni en el estilo coreográfico. Los diferentes estilos de merengue son: 1) el merengue de atabales (en el Este), 2) el merengue palo echa'o, también llamado pri-prí (en Villa Mella), 3) el merengue redondo (en Samaná), y 4) el merengue cibaeño (en el Cibao).


Durante años el merengue popular ha admitido muchas influencias foráneas, sufriendo muchos cambios en su estilo musical. Por eso se ha dicho que el merengue ha "degenerado." Papa Molina, el líder de una de las mejores orquestas de los años 1950s, indica que la música popular de Estados Unidos siempre ha cambiado su nombre cuando su estilo musical ha cambiado, y opina que "un género musical no puede evolucionar cuando la célula ritmica cambia, el género cambia, y su nombre debe cambiar." Sin embargo, se debe notar que muchas veces, nombres de géneros musicales se aplican a tipos de música que son estilísticamente distintos. El son cubano no suena como el son mejicano, y el merengue venezolano no se parece al merengue cibaeño dominicano, que tampoco se parece el merengue palo echa'o dominicano (el pri-prí).

Quizás los dominicanos no han cambiado el nombre de su música popular precisamente porque el merengue se ha convertido en un foro para promover la identidad nacional. La colonia dominicana en Estados Unidos creció rápidamente después de los años 1960s y los dominicanos ausentes usaron el merengue como una estrategia para fomentar su cohesión social en el ambiente foráneo.